EXIGENTE MARATÓN CERRÓ LOS MUNDIALES EN IBAGUÉ

88

Durísima, uno de los trazados más exigentes de los últimos años, exprimió hasta la última gota de aliento a los corredores y aventureros de las pruebas de gran fondo en el patinaje mundial. El maratón de Ibagué seguramente quedará en la memoria de estos patinadores que se atrevieron a tomar la partida.

La intensa lluvia, acompañante de las pruebas en los últimos días le puso un toque de dramatismo a la competencia, que se desarrolló a lo largo de la autopista que conduce al aeropuerto Perales de la capital tolimense, en un circuito de 7.2 kilómetros, finalizando en un falso plano que inclinaba la vía y hacía el arribo mucho más difícil, cerca de 100 metros, los finales, con una inclinación considerable.

Como ha sido en los últimos años, las categorías compiten en una sola por rama; es decir, juvenil y mayores unidos en solo dos competencias, damas y varones. Y como lo ordena el protocolo, primero las damas, 65 juveniles y 52 mayores, 117 deportistas en total que asumieron el reto de consumir los 42 kilómetros y 195 metros

De entrada, las colombianas impusieron el ritmo de carrera, una tripleta conformada por Luz Karime Garzón, Gabriela Rueda y Laura Tatiana Ospina saltaron del grupo y lograron sacar una luz importante de diferencia que presagiaba una barrida en el podio. El duro tren de carrera impuesto por la Garzón minó las fuerzas, inicialmente, de Laura Tatiana y posteriormente de Gabriela, emprendiendo un viaje en solitaria que le llevó a levantar los brazos en señal de victoria, parando el reloj en 1h 23min 13seg. la plata fue para Gabriela Rueda, de Colombia, y el tercer lugar para la francesa Marine Lefeuvre, quienes entraron a 3min 10seg. de diferencia.

La prueba para los caballeros tuvo mejor clima, aunque no salió el sol, sí mejoró la temperatura y el estado de la vía, lo que hizo que los corredores patinaran con más confianza y decisión. La carrera tuvo un protagonista, Andrés Felipe Gómez, quien saltó en tres oportunidades del grupo tratando de buscar una fuga; la tercera fue la vencida, en la cual logró soltar el grupo y abrir una luz en el paquete de competidores. A su rueda se fue el francés Martin Ferrie haciendo un tándem que, al final, llegó justo para disputar el oro.

La experiencia de Ferrie se evidenció en el último kilómetro, pues aguantó al juvenil Gómez y lo atacó cuando faltaban solo 200 metros, dejando sin opción al colombiano, quien había hecho todo el gasto durante la fuga. Oro para Francia con Martin Fierre con 1h 07min 36seg., Plata para Andrés Felipe Gómez de Colombia con un registro de 1h 07min 44seg. y bronce para otro francés, Louis Colin quien registró 1:08:03. Carrera intensa, digna de los campeonatos mundiales.

Se baja el telón, vendrán los balances y la ilusión de lo que será la tercera edición de los World Roller Games en Buenos Aires en el año venidero.

MEDALLERO GENERAL